top of page

HABLANDO DE MASCOTAS Y PLANTAS...

Actualizado: 23 may


Encontrar información precisa sobre plantas tóxicas es muy difícil, en gran parte porque es algo que no se puede probar. Los investigadores todavía no pueden dar una hoja de una planta desconocida a alguien y decir: "Cómela y tomaremos nota del resultado". Tampoco se pueden realizar experiencias similares con mascotas.


Por lo tanto, la evidencia es generalmente anecdótica. Alguien se comió la planta y se enfermó. Ok, pero ¿fue por la planta o la toxicidad vino más de un hongo o bacteria que llevaba la planta? ¿O la planta había sido tratada con algún tipo de pesticida? ¿Estamos siquiera seguros de la verdadera identidad de la planta? (Sin embargo, los médicos o veterinarios de emergencia no son botánicos y pueden confundir fácilmente una planta con otra). También podría ser que la persona haya tenido una reacción alérgica, que en realidad no es toxicidad. Después de todo, muchas personas son alérgicas a los mariscos y al maní, pero no consideramos que estos alimentos sean tóxicos.


¿Y cuánto consumió la persona o el animal? Muchas plantas solo son venenosas si se consumen en cantidades alarmantes, pero si es así, ¿deberían realmente considerarse venenosas?


Comer demasiadas espinacas puede intoxicarnos porque contiene ácido oxálico (tóxico cuando se come en grandes cantidades), pero nadie considera que las espinacas sean tóxicas. El arroz y la col rizada son otros ejemplos de alimentos comunes que solo son venenosos si se comen en grandes cantidades.







Si una planta es venenosa o no, también puede depender de qué parte se come. Las hojas, tallos y flore, las flores de las papas son venenosas, pero podemos comer los tubérculos sin peligro. La pulpa de las cerezas, ciruelas y melocotones es comestible, pero las hojas y los huesos contienen cianuro, un veneno virulento. Tomate, ruibarbo, manzano, espárrago, saúco, almendro, etc. son solo algunos otros ejemplos de plantas que tienen partes comestibles y partes venenosas.


Además, una planta puede no ser comestible sin ser venenosa. Por ejemplo, puede ser muy amargo o incluso difícil de digerir, lo que puede causar malestar estomacal o diarrea, sin que necesariamente se trate de una toxicidad.


Además, lo que es tóxico para los humanos puede no serlo para otros animales. Y viceversa. El chocolate, por ejemplo, es tóxico para los perros, la cebolla y el ajo para los gatos. Y las aves comen muchas frutas que son tóxicas para los humanos.


Es mejor prevenir que curar


También se sorprenderá al saber que muchas plantas en las listas de plantas venenosas nunca han envenenado a nadie. Se han incluido en estas listas simplemente porque se sospecha que son venenosas. A menudo están relacionados con una planta conocida por su toxicidad y se teme que puedan tener el mismo efecto. Después de todo, en este caso, tal vez la actitud de "más vale prevenir que curar" es lo más inteligente que se puede hacer. Sin embargo, una vez que una planta ha sido clasificada como venenosa, es muy poco probable que alguna vez sea eliminada de las listas de plantas venenosas. ¡El ejemplo es la POINSETIA una lucha de casi un siglo de duración para restaurar su buen nombre! (no tóxica comprobada para los humanos) ¡Incluso hoy, esta planta todavía está en la mayoría de las listas de plantas venenosas!


Consejos para evitar que tu gato destruya tus plantas


No puedes evitar maravillarte con su rostro o abrazar a tu gato es simple: lo amas. Desafortunadamente, él prefiere tus plantas. Tan pronto como pusiste tu planta interior en la sala, él se apresuró a desenterrarla, para tu consternación. Por eso, te contamos trucos para mantener a tu gato alejado de tus preciadas plantas. Trucos de la abuela, ¡seguros para tu gato!


1: café molido


Como habrás entendido, los gatos son muy sensibles a los olores. Por lo tanto, los posos de café también pueden ser una solución a este problema. Colócalo en la tierra de tu planta. Además de servir como abono, tu gato saboreará el café en sus patas cuando se lave, ¡lo cual es muy probable que no aprecie! Con este truco, podría voltear tu planta una vez, pero no dos.



2: Mostaza

para alejar a los gatos de las plantas de interior siguiendo por el mismo camino de los olores fuertes, los gatos evitarán cualquier cosa que huela a peste. La mostaza desprende un olor intenso al que no querrán acercarse, ¡garantizado!


Para hacer esto, diluye 1 cucharada de mostaza en 500 mililitros de agua y vierta todo en una botella con atomizador. Espolvorea la tierra de tus plantas con esta mezcla.


3: Cítricos

Tus gatos odian el olor a frutas cítricas. ¡El olor a limón, naranja y mandarina llega incluso a repelerlos! Para evitar que arañen tus plantas, no hay nada más sencillo. Acomoda los trozos de piel de naranja en el suelo, y puedes estar seguro de que se alejarán de él casi instintivamente.


4: la valla

Para los gatos más testarudos, los medios mencionados anteriormente pueden no ser suficientes. Para ellos, una técnica: la valla. Todo lo que tienes que hacer es cortar alambre de gallinero o un trozo de mosquitero y colocarlo en el suelo de tu maceta. Asi no podra sacar toda la tierra.


5: Papel de aluminio

Para ahuyentar a los gatos de tus plantas como tienen patas sensibles a la textura, aprovecha que encuentran algunas realmente desagradables al tacto. El papel de aluminio es una de esas texturas que los gatos odian, así que puedes cubrir la parte inferior más precisamente en la matera de tus plantas con él.




6: Canicas

Probablemente recuerdes ese juego que jugabas en el patio de recreo, o esas piedrecitas de vidrio que venían a decorar tu acuario. Pero qué quieres que haga con las canicas, me lo preguntarás. El truco es simple: simplemente coloque canicas de vidrio en el suelo de su planta. Por qué ?


No solo a tu gato no le gustará caminar sobre canicas, sino que cuando rasque no verá el suelo y simplemente pensará que ya no está. Recuerda, eso sí, poner tu planta en una maceta con los bordes altos, para que las bolas no se caigan (sobre las baldosas en mitad de la noche, puede que te sorprenda).

ATENCIÓN no utilices este truco si tienes niños en la casa.


7. Ofrécele a tu gato una planta que pueda comer

Para satisfacer su necesidad de verdor, ofrécele una maceta donde cultives hierba para gatos, también conocida como (hierba gatera) o catnip (Nepeta Cataria). Es una planta muy similar a la menta que atrae la atención de nuestros felinos. Algunas tiendas de mascotas venden kits para cultivar esta planta, incluida la maceta, la tierra y las semillas.

Si Michi es aficionado a la hierba, ¿por qué no hacerle una cajita en la que puedas sembrar semillas de hierba orgánica? Hágalo lo suficientemente grande para que pueda rodar como mejor le parezca. sino simplemente cómprala ya grande para que la pueda disfrutar



8: El rociador de aire

Bueno, aquí estamos quizás un poco fuera de los trucos de la abuela. Sin embargo, este sistema es muy efectivo para evitar que tu gato haga travesuras cuando tú no estás. El ssscat es una herramienta que podría permitirte salvar tus plantas, incluso a distancia. Se trata de un sistema que detecta movimiento y envía un inofensivo pero repentino aerosol a tu gato cuando se acerca a un lugar prohibido. Tan asustado por el aire enviado, hay muchas posibilidades de que se aleje de tus macetas.


9. Un spray repelente casero

Aquí tienes una receta casera para hacer tu propio repelente de gatos:

mezcle una parte de vinagre blanco puro con tres partes de agua.

Vierte todo en una botella de spray y rocíe sus plantas.

¡Eficaz repelente para evitar que tu gato vaya a jugar con tus plantas de interior!



Bueno, esperamos que hayas aprendido y disfrutado este blog y muchas gracias por llegar hasta aquí.


Somos Árvore tu tienda de plantas online,


Esta planta es totalmente "comprobada" no toxica para mascotas.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Kommentare


bottom of page